Centro para el Desarrollo de la Danza o un Bailódromo, ¿qué necesitaba Cali?

Las antiguas bodegas de la Industria de Licores del Valle se transformarán en un ‘Centro de Desarrollo para la Danza y la Coreografía’, obra que arrancará este año y con la que se busca lograr la mayor integración de colectivos artísticos de la ciudad, para que utilicen dicha sede como un centro de desarrollo para el baile en general.

La ministra de Cultura, Mariana Garcés Córdoba, indicó que el proyecto del Centro para la Danza y la Coreografía es una solución viable financieramente, que tiene sentido para la ciudad y que no quedará como un espacio exclusivo para la realización de desfiles, sino para el fomento y prácticas artísticas durante todo el año.

Ahora el espectro se abre para dar cabida a un número mucho más grande de expresiones dancísticas, puesto que Cali no solo baila salsa con devoción, sino también tango, milonga, danzas de corte popular y folclórico, ballet clásico y contemporáneo, entre otras expresiones.
Asimismo, según la Ministra, la primera fase del Centro iniciaría este año.

“Este es un proyecto que interesa a Cali porque es una ciudad que tiene bailarines de todos los géneros, sea salsa, ballet, danza, urbano. La ministra Garcés tuvo siempre claro de este tipo de proyectos, porque pensamos que Cali es la ciudad perfecta para tener este espacio”, señaló la secretaria de cultura, Luz Adriana Betancourth.

De esta forma, el Ministerio de Cultura y la Gobernación del Valle confirmaron que ampliarían el concepto y crearían un centro para danza. Así se le dará uso vivo, ciudadano y cultural a la antigua sede de la Industria de Licores del Valle.

“La idea también es recuperar las bodegas de licorera, pues en este momento no están siendo utilizadas y por esto optamos por convertirlas en el nuevo Centro de Danza y Coreografía, el cual no solo es importante para el Valle, sino también para todo el país”, dijo la gobernadora del Valle, Dilian Francisca Toro.

35.000
millones de peso sería el costo 
total del Centro de Desarrollo 
para la Danza.
3.000
millones de pesos de recursos de regalías se utilizarán para el desarrollo del centro.
8.000
millones de pesos aportará el Ministerio de Cultura para la construcción del proyecto.

¿Es el Centro de Desarrollo para la Danza y la Coreografía lo que necesita Cali?

Con el anuncio de la construcción del Centro de Desarrollo para la Danza, las reacciones no se hicieron esperar y varios directores de escuelas de salsa de Cali coinciden al manifestar que este podría ser un proyecto más completo que el Bailódromo.

“Me parece justo y necesario que la ciudad cuente con un espacio especializado para el desarrollo, los procesos de formación, el fomento y la ejecución de la danza. Inicialmente la idea de un bailodromo era muy buena, pero si finalmente se llegó a la idea de un Centro para la Danza y la Coreografía, hay que aprovecharlo al máximo”, afirma Edwin Chica, director de la escuela de baile Tango Vivo y Salsa Viva.

Chica agrega que este centro deberá contar con una adecuada instalación de pisos de madera, insonorización y los respectivos equipos de sonido, “debe ser un espacio al que puedan asistir varias escuelas y no unas pocas”, finaliza. 

Por su parte, la secretaria de cultura Luz Adriana Betancourth, indicó que “hay consciencia de que un centro de formación es superior a un bailódromo en el sentido de que se fortalece. Cali necesita tener coreógrafos expertos para poder tener espectáculos diferentes y únicos”.

Finalmente, Andrea Buenaventura, directora de la Fundación Delirio sostiene que el Salsódromo es un evento muy joven al que hay que darle tiempo para que crezca y madure, y así poder darle un espacio propio. “El sambódromo es un evento que ya cuenta con 80 años de historia, mientras que el Salsódromo es un proyecto nuevo”.

Compartir
Banner Notas Bottom 01

Todas las marcas registradas son propiedad de la compañía respectiva o de Publinet Solutions. Se prohibe la reproducción total o parcial de cualquiera de los contenidos que aquí aparezca, así como su traducción a cuaquier idioma sin autorización escrita de su titular.